lunes, 29 de marzo de 2010

EL JABEGOTE


El cante de los jabegotes



En la costa andaluza existe un arte de pesca de arrastre denominado jábega (por la red que se utiliza) y también recibe este nombre la embarcación con la que se realiza dicha faena pesquera.



A los
marengos (marineros de la costa malacitana) que realizan estas faenas se les llama jabegotes y solían cantar unos fandangos o coplas mientras arrastraban el copo (tipo de red de arrastre), reparaban las redes o realizaban sus faenas de pesca. Estas coplas, conocidas como cante de los jabegotes, son unos fandangos abandolaos, derivados de los verdiales y las rondeñas.





Son un escalón más en la evolución del verdial hasta llegar a la malagueña. Su característica principal es la unión y alargamiento de los tercios cuarto y quinto que van ligados y en los que prácticamente se ha perdido el compás del verdial y casi se convierten en tercios libres como en la malagueña.



Los cantes de jabegotes se hacen sobre estrofas, como todos los fandangos, de cuatro o cinco versos octosílabos que se convierten en seis tercios melódicos y su temática gira en torno al mar y a las faenas de pesca.



Es un cante en desuso y grabado por muy pocos artistas.


Suele meterse en las tandas de abandolaos junto a otros estilos de Málaga.



En el vídeo, Antonio de Canillas al cante y
Ángel Luis Cañete a la guitarra, podemos ver y escuchar dos cantes de jabegotes.


video
Rito y Geografía del Cante. RTVE 1.970


Enlaces:

La jábega y los jabegotes
Antonio de Canillas
Rito y Geografía del Cante

3 comentarios:

América dijo...

Buenas tardes no habia escuchado El cante de los jabegotes,el audio es una belleza para no perderlo.

Un cordial saludo.

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Bonitas fotografías muy a tono con el cante.

Pedro Delgado dijo...

No sé que tienen estos cantes de Málaga. A mí me pueden y me emocionan... Y, como siempre ocurre, cuando nacieron fueron criticados porque se desviaban de lo que había sido el cante hasta entonces: dolor y tragedia. Eran cantes descafeinados que diríamos con terminología más moderna

Un abrazo para ambas